Home                          Actualizaciones                              Contacto                               Link                            Mapa del sitio

 

 

 

 

 

 

 

 

Leyendas


   La cultura talagantina es tradicionalista, mantiene sus raíces, costumbres y sus infaltables leyendas. Se dice que estas leyendas nacieron durante la colonización, como una forma de dominación a través del temor.

 Según la creencia popular, en la zona de Talagante abundan brujas o mujeres maléficas que se dedican a  la hechicería. Se cree que son capaces de volar con una escoba o transformándose en animales con alas, pronunciando las concedidas palabras "Sin Dios, ni Santa María". Además serían capaces de atentar contra la vida de las personas, a través de maldiciones que las hieren de manera fulminante.

 Camino del Diablo

La gente antigua cuenta que hace mucho tiempo, la Avenida Peñaflor, más conocida como el "Camino del Diablo", era un callejón de tierra muy angosto, bordeado de canales y zarzamoras. Por ahí dicen que aparecía un jinete de negro, con un diente de oro que le brillaba a la luz de la luna. El desconocido espantaba a los caballos, quedándose con el dinero que los hombres que huían despavoridos.

 La Cuesta El Rosario

La Cuesta El Rosario, que se encuentra atravesando el río Maipo por el puente Naltagua, era camino obligado de muchos peregrinos de la zona. Sin embargo, cuenta la leyenda que al salir del puente e iniciar el camino en subida, se aparecía un fornido sujeto que golpeaba furiosamente a los caminantes varones, no así a las damas de la época. Desde entonces se colocó un Cristo en el lugar, y el salvaje desapareció.

 Niña de los Milagros

Entre 1975 y 1978 fue el auge de Yamilet de Talagante. Todo partió por una visión que ella tuvo a los 10 años de edad, cuando se le apareció una niña de la misma edad llamada Elizabeth, quien le dijo que le entregaría el "don de la sanación". Para esto, le señaló que tenía que vestirse de blanco, no podía cobrar dinero, ni cortarse el pelo, ni maquillarse, ni casarse y que, además moriría a los 33 años. De esas profecías ninguna se cumplió, salvo lo de sanar gratuitamente.

 Cráneo Milagroso

Durante casi un siglo y medio, en una pequeña iglesia de El Paico, se guardó en una urna un cráneo al que se le atribuían propiedades milagrosas y que, según la leyenda, pertenecía a José Miguel Carrera. Luego de que Carrera fuera fusilado en 1821 en Mendoza, su cuerpo fue descuartizado y su cabeza, exhibida en varios lugares de la ciudad. El tronco y las extremidades fueron depositadas en una fosa común y trasladadas a Chile en 1828. Hoy reposan en la Catedral de Santiago.


VOLVER