Home                          Actualizaciones                              Contacto                               Link                            Mapa del sitio

 

 

 

 

 

 

 

 

Los Carrera


   La aristocrática familia Carrera fue poseedora de gran cantidad de terrenos en la zona de Naltagua y Talagante.

 Es el caso de la hacienda Santa Ana de las Palmas, original emplazamiento de la doctrina franciscana y propiedad de Águeda Flores, quien a la muerte de la Quintrala, vende la hacienda a don Ignacio de la Carrera e Iturgoyen. Todo el territorio conocido como "entre ríos", era de su propiedad y además de la agrícultura y ganadería, explotaba las minas de cobre de Naltahua.

 El heredero Don Ignacio de la Carrera Cuevas (1747-1819), miembro de la Primera Junta de Gobierno, contrajo matrimonio con Paula Verdugo y Fernández Valdivieso, acrecentando aún más su fortuna en tierras hacia el sector de El Monte. Ambos tuvieron 4 hijos: José Miguel, Juan José, Luis y Javiera.

 Durante el período de 1810 hasta 1821, los hermanos Carrera toman decidida e importante participación en el proceso histórico de emancipación del país.

 La Hacienda San Miguel de El Monte se destacó por el ambiente intelectual y refinado de los hombres que se reunían en ella. Allí los cuatro hermanos Carrera recibieron sus primeras influencias ideológicas europeas, comenzando los movimientos para planear la independencia. Es conocido el rumor de la existencia de escondites y túneles que conectaban la hacienda con El Monte.

 La hacienda tuvo un hermoso parque, de los primeros trazados en Chile. En uno de los patios se encuentra la famosa pileta "de los 1000 escudos", pues ilustraba aquellos antiguos billetes.

 Doña Javiera Carrera (1781-1862) fue una mujer que luchó por sus propios ideales y los del país, en contra de las autoridades impuestas en la época. Vivió por mucho tiempo en su hacienda San Miguel de El Monte, donde escondía soldados y armas, usando la frase "Viva la Panchita" como contraseña para entrar. Su nombre completo era Francisca Xaviera Eudocia Rudencinda de los Dolores Carrera y Verdugo.

 De naturaleza apasionada, era dominante y astuta en sus movimientos. Apoyó a sus hermanos, hasta convertirlos en su ambición. Mery Graham, escritora inglesa, en su "Diario de mi residencia en Chile" describe a Javiera diciendo "la hermana de José Miguel aspiraba a hacer de él un Napoleón, arrancándolo a la aturdida y borrascosa vida de joven calavera y dirigiéndolo hacia las metas del poder y la gloria".

 Inteligente y ambiciosa, fue la ideóloga de los planes de lucha para libertar a Chile. Era una mujer de no perdonar, sagaz y hábil. Una carta dirigida a su esposo describe su personalidad y su compromiso con la causa independentista: "Me horroriza la conducta del Ejército Real: ¡pasar por las armas a niños de pecho y a sus infelices madres! Temo, por cierto, un insulto. Sin embargo, tú me dices que las mujeres no debemos opinar, tengo el derecho de ser Carrera..."

 Una vez que sus tres hermanos fallecieron fusilados en Mendoza, Javiera Carrera se radicó definitivamente en su casa de El Monte, abandonando la vida pública y dedicándose a la beneficencia con las monjas Trinitarias. Se propuso, como única aspiración, repatriar los restos de sus hermanos enterrados en Mendoza. Los cuerpos llegaron a Chile en mayo de 1828. En la actualidad descansan en la Catedral de Santiago de Chile junto con su hermana Javiera.


VOLVER